Operatoria general

Todo lo que sus dientes necesitan.

La operatoria general tiene como objetivo devolver al diente su equilibrio biológico, cuando por distintas causas se ha alterado su integridad estructural, funcional o estética.

En CMDG nos dedicamos a reparar los tejidos dentarios afectados por lesiones de diferentes etiologías, entre las que destaca la caries como la más habitual.

 

¿Cómo tratamos la caries?

Eliminamos el tejido dañado, desinfectamos y sellamos el diente colocando un material (usualmente el composite) que sustituya la estructura dental afectada.

Hablamos de obturación, o empaste,  cuando la caries no es demasiado extensa; si la caries está en fase avanzada y llega a nervio tendremos que proceder a realizar una endodoncia (llamado comúnmente “matar el nervio”).

 

¿En qué consiste la endodoncia?

Se realiza un agujero en el diente para poder acceder a la pulpa- parte más interna del diente constituida por un tejido blando que contiene nervios y vasos sanguíneos- para eliminarla y proceder a la limpieza del conducto antes de realizar la obturación y sellado del mismo con materiales específicos. Al final de la intervención el diente quedará insensibilizado, aunque también se fragiliza un poco.

 

Reconstrucción del diente: ¿funda o incrustación?

Cuando la estructura sana remanente del diente -tras limpiar la caries o realizar la endodoncia- es ínfima, se procede a realizar una corona o incrustación dental, ya que la simple obturación tiene un elevado riesgo de fracaso.

Cuando hablamos de funda o corona dental, hablamos de cubrir totalmente un diente destruido.

Además de devolverle funcionalidad al diente con caries extensas, o dientes fracturados, también podemos utilizar las coronas dentales para modificar formas y/o colores dentales que no nos gustan (un cambio estético).

Por otra parte, tenemos la incrustación dental que se utiliza para reparar dientes afectados de manera parcial; esto es, en aquéllos casos en que una obturación con materiales standard tiene riesgo de fractura, pero una funda integral -que requiere un tallado más agresivo del diente-, no nos parece necesario. Actualmente se realizan con cerámica o compómeros -resinas, o mezclas de éstos materiales-en el laboratorio, lo que les da un comportamiento más resistente en boca.